Entrevista a Clara en 'Los 40 Principales'

3:06 AM by Admin.
La revista oficial de la emisora Los 40 Principales ha realizado una entrevista a Clara Lago habla de sus últimos proyectos, entre otras cosas.


Entrevistamos a la actriz Clara Lago que presenta su nueva peli, ‘¿Quién mató a Bambi?’ y acabamos charlando de teatro. Pero bueno, tras estos tres errores me consuelo con dos cosas. Una es que, como ella me ha comentado, ya tendré oportunidad de entrevistarla cuando estrene su nueva obra de teatro. Ahí me resarciré de las torpezas cometidas en esta entrevista.

La otra cosa que me consuela es que Clara Lago es una chica que gesticula mucho, que mueve muchos los brazos, que se atusa constantemente su cabello y esa ha sido mi pequeña venganza en la entrevista. 

¿Cómo va la promo? ¿Agotadora?
[Resopla y se aparta el cabello] Bueno, un poquito porque justo me ha coincidido con una mudanza y con la preparación de una obra de teatro… así que estoy un poco que voy como las ratas.

¿Qué obra es?
‘Las venus de las pieles’ que se estrenará el 5 de marzo en Las Naves del Matadero (Teatro Español).

Todavía queda entonces…
Sí, bueno… Los ensayos los vamos a empezar en diciembre y ahora vamos a hacer las pruebas para el personaje del chico porque luego va a haber distintos parones durante los ensayos.

En temas de promo, tendrás un máster ya. ¿Te lo tomas con buen humor?
Siempre las promos hay que tomárselas con filosofía porque son muy cansadas, pero es que son una parte muy importante. Yo entiendo a los distribuidores que siempre piden que los actores estén mucho durante la promo. Al final, la promo, es lo que vende un trabajo.
Sobre todo, si eres prota te toca comerte toda la promoción [golpea su puño semi cerrado con su otra mano abierta]. En este caso no soy prota, pero igualmente estoy aquí apoyando.

Es muy coral ‘¿Quién mató a Bambi?’, hay un protagonismo muy repartido…
Sí, es muy coral pero hay como dos protagonistas más diferenciados en cada una de las dos tramas principales: por un lado Quim Gutiérrez y Julián Villagrán y por el otro Ernesto Alterio y Enrico Vecchi.

¿A ti que te hace más gracia, el humor de las comedias españolas o las comdias americanas como ‘Resacón en las Vegas’, ‘American Pie’…?
[Se lo piensa] Depende. Es que creo que, para todo, ellos tienen su manera de hacer las cosas y nosotros la nuestra. Quizá en lo único que nos ganan con mucha diferencia es en las superproducciones de millones y millones de dólares porque aquí no da para tanto.
Una buena comedia se puede contar con poco. Mira Daniel Sánchez Arévalo, ‛La gran familia española’ dentro de todo es un mismo set, prácticamente; es buen guion y buenos actores.

¿Valoras un buen guion?
Valoro mucho un buen guion. No sé si lo que más, pero sí que es una de las cosas que más valoro, que el guion sea bueno.

Has grabado a lo largo de tu carrera con actores muy consagrados como Luis Tosar, Juan Diego, Maribel Verdú. Y últimamente estás grabando con actores que  ya tienen un amplio bagaje y una experiencia, nuevas caras como Quim Gutiérrez, Mario Casas, María Valverde…
[Me interrumpe] ¡Quim Gutiérrez no es una nueva cara!

Ya, son actores con experiencia, pero que no pertenecen aún a esa generación que acabo de citar y tienen todo ese bagaje. ¿Qué aprendes al trabajar de cada generación?
La verdad, no sabría cómo agruparlos como generación. Yo intento aprender de las personas con las que me rodeo, y no sólo me refiero a nivel actoral. Y eso depende de la persona, no creo que dependa de a qué generación pertenezcan.
Sí que es verdad que lo que aprendí en su momento currando con Juan Diego fue esa cultura de leer los textos más clásicos, poesía… Yo recuerdo que él me contaba esto mucho. Luego, la verdad, yo tenía 13 años y no le hice caso [se ríe], pero recuerdo que esto era lo que él me inculcaba.
Para ser actor, uno se tiene que formar a muchos niveles y la literatura es de donde viene todo.
Yo lo que intento es no separar entre veteranos o noveles…

Bueno y ya que tú sólo te fijas en la persona… ¿Qué tipo de personas te cansan en tu mundillo?
[Piensa] No sabría decirte un prototipo. Obviamente, la falsedad, la hipocresía de las apariencias y que luego por detrás hablen mal de ti… no es que me canse es que, simplemente, prefiero no estar en contacto con esto porque no me hace ningún bien ni ninguna falta.
En general, siempre intento rodearme de gente que me dé buena onda. He tenido la suerte de que, normalmente, he tenido que currar con gente que está hecha de buena pasta. No me ha tocado currar con divos insoportables. He tenido buena suerte.
Y en mi vida, intento siempre juntarme con quien veo que me da buen rollo y me hace bien a mí.

Ya hace tiempo de tus últimos trabajos para televisión ‘Lex’, ‘Los hombres de Paco’ y ‘El corazón del océano’ (pendiente de estreno)… ¿Te sientes mejor en el cine?
A mí el cine me encanta. Lo de dejar de hacer tele es porque yo me fijo en el proyecto, como en el teatro. El teatro no lo he hecho hasta que no me ha llegado una propuesta que me ha interesado mucho.
Siempre me intento fijar en que haya un buen texto y unos buenos actores.

¿Qué es lo que aprendiste de tu paso por el teatro? De la experiencia del directo frente al público…
Era un ambiente muy familiar. No creo que pase siempre que en teatro se dé que todos seamos amigos ya de antes. Esto es un poco lo que pasaba en ‘Shopping and fucking’ [representada en Barcelona en mayo]. Pese a que era mi primera obra, yo me sentí muy arropada.
Fue raro porque, hasta el minuto antes de salir, yo estaba histérica y en el momento en el que me subí al escenario [golpea las manos en una especie de semipalmada] y se fue todo ese miedo y me sentí, extrañamente cómoda.

Tú ahora vendrías en el coche pensando, “bueno, otra entrevista más”… con toda naturalidad, como algo a lo que estás muy acostumbrada. Si ahora mismo no fueras actriz, en lugar de a esta entrevista… ¿Dónde crees que te llevaría ese coche?
No lo sé… Me cuesta mucho imaginarme otra cosa que no sea ser actriz porque he crecido en este mundillo. Y lo he hecho no porque nadie me haya puesto aquí con calzador y me haya tocado. No, no. Lo elegí con 10 años.

¿Y cómo elige una chica de 10 años su destino?
Pues lo elegí un poco intuitivamente y, la primera vez que pisé un set de rodaje, me reafirmé en mi intuición de que esto era lo que yo quería. Me enamoré por completo del mundo de la interpretación. Fue como un flechazo.

Encontrarías apoyos a tu alrededor… y te dirían eso de “cuidado no se te vaya la cabeza…”
Siempre, siempre  [dice alargando la “e” del medio] me lo dijeron. De pequeña era la frase que tenía en la oreja todo el día. Esa y la de “no dejes los estudios” [ríe]. Claro, al empezar tan joven, mis padres y mi representante se preocupaban porque a esta no se me fuera a ir la pinza con la fama y el estar currando semanalmente en series como ‘Compañeros’, ¿sabes­?
Lo mantuve e hice Secundaria, Bachillerato y Selectividad [vuelve a golpear su puño sobre la palma de su mano para enfatizar su enumeración].

Y ahora, una pregunta más profunda. En la peli, hay un momento en el que hace mobbing –acoso laboral- al padre de Edu (Ernesto Alterio) que es un pobre obrero de mantenimiento de unas oficinas. Usan argumentos humillantes como “lo que tienes es lo que mereces”…
[Me interrumpe] Esa escena, recuerdo que la leí en el guion y casi lloraba. Me daba tanta pena esa escena…

¿Crees que hay esa concepción en la sociedad de que cada uno tiene lo que se merece?
Yo creo que existe el mobbing. A mí esa escena me provoca mucha violencia, me entra como rabia y tristeza a la vez. Al leerla, pensé “por Dios, qué horror”.
Claro que existe ese pensamiento… Hoy por hoy y con la situación que hay, eso de que “cada uno tiene lo que se merece” no es justo. Ni toda la culpa de lo que nos pasa es nuestra ni toda es ajena a nosotros. Más que hablar de merecido o no, que me parece una expresión fea, sí que creo que es importante la manera en la que uno se enfrenta a la vida.
Si ante una situación adversa, en la que se vive al límite, como ocurre en España con muchas familias, el cómo abordas esta situación y cómo te enfrentas a ella sí que creo que es bastante determinante en lo que después te ocurra. Si tú caes en el pesimismo y en el victimismo… esa energía sólo te llevará hacia abajo.
Muchas veces, la crisis es un gran vehículo para que salga la creatividad e ir hacia arriba.

Intuyo que esa es tu actitud vital…
Bueno sí… Habrá mucha gente que sí me escucha decir esto me dirá “mira tú dónde estás, desde una posición de tranquilidad es fácil decirlo”.

Bueno, pero todo el mundo tiene sus malos momentos más allá del dinero…
Sí. Yo intento, en mi vida, relativizar siempre e intentar ver los aspectos positivos de todo. Eso de que no hay mal que por bien no venga. Intentar sacar esa parte positiva o, al menos, no hundirte.

Y después de las asquerosas y necesarias promos ¿Qué vas a hacer?
¡Oye, esto de asquerosas lo has dicho tú, no yo! Que conste en acta [se ríe]

Bueno, pero en algún momento en el que tengas ojeras y ya no puedas ni con tu alma, soplarás y dirás “uff”…
[Ríe] Bueno, y después ¿qué?

Pues eso, que después qué es lo que vas a hacer o sueles hacer al acabar la promo de una peli
Pues depende. Como este trabajo es tan cambiante… Quizá te coincide que después de una promo tienes un mes sin hacer nada y entonces me voy o me quedo. Muchas veces, simplemente, me apetece estar en mi casa tirada o irme a hacer baile o yoga… Aprovechar para hacer esas cosas que cuando curras no tienes tiempo de hacer.
Pero mira, ahora, me coincide que después de esta promo, empiezo con los ensayos de la obra de teatro, también estoy empezando amueblar mi casa y ando de viajes a Ikea, a buscar plaza de parking… todas esas cosas [Se ríe].

0 comentarios:

Post a Comment